Discusiones de pareja: Qué decir y qué callar

Si sueñas con encontrar un amor verdadero con el cual no pelear ni discutir nunca, tenemos malas noticias para darte: eso no existe.

Las discusiones de pareja son una de las tantas pruebas que toda relación amorosa debe pasar, no importa que tan enamorados estemos, o que tan bien nos llevemos, siempre vamos a tener pequeñas y grandes diferencias con esa persona que tanto queremos.

La falta de dinero, disconformidades en el sexo, los celos, la familia son algunos de los motivos que pueden ocasionar un conflicto en la relación.

Discusiones de pareja

Lo importante es aprender a conversar de tal manera que en dichas discusiones de pareja nadie salga lastimado, o al menos, no más de la cuenta y que sobre todas las cosas las peleas sean una prueba tras la cual el amor salga fortalecido.
Por ello, frente a una eventual discusión es muy importante aprender a decir lo que piensas de tal manera que pueda comprenderte.
Y, por supuesto, a callar todo lo que no corresponde.

Qué cosas decir en una pelea

El enfado es un sentimiento irracional por el cual algunas personas se dejan llevar y no piensan en lo que dicen. Pero ante todo, en una discusión de pareja no debemos dejar que este sentimiento pasajero le gane al sentimiento mucho más fuerte y duradero que es el amor que sentimos por el otro.

Es importante establecer los motivos por los cuales se discute en realidad:
“siento que últimamente no me escuchas” es mucho mejor que “¡¿Cómo pudiste invitar a tus amigos justo la noche en que mis padres venían a cenar si te lo había dicho cincuenta y ocho veces??!!”.

Quizás te interese:  Cómo convivir con los hijos de mi pareja

Hay que separar también los hechos de lo que uno siente. Para eso, antepone algunas palabras que permitan al otro entender cómo te sientes: “estoy triste porque no pasamos tanto tiempo juntos como a mí me gustaría” es mejor que “¡tú siempre me dejas solo cuando tienes un plan mejor! ¡No te importo lo más mínimo!”.

Cosas que no hay que decir en una discusión de pareja

Evita pasar factura por cosas que quedaron en el pasado: “estás haciendo lo mismo que, hace cuatro años, cuando no me quisiste acompañar a la boda de mi prima”. Tampoco debes generalizar: “tú jamás recuerdas las fechas importantes”, porque si el otro está haciendo un esfuerzo en cambiar aquello que alguna vez ya le has reprochado, se sentirá frustrado y desvalorizado.

Por supuesto que gritar, insultar o maltratar están totalmente prohibidas en las discusiones de pareja, esto ya sería agredir verbalmente a la otra persona (si esto te sucede no lo deberías permitir) no importa lo enfurecidos que estén, hay que tratarse siempre dentro de un marco de respeto, como corresponde en una relación entre dos adultos. Las injurias dañan el autoestima del otro y pueden herir de muerte la confianza que nuestra pareja ha depositado en nosotros.

Finalmente, recuerda que una discusión no es el momento para decidir separarse, por más que sea un tema que ande rondándote la cabeza. Espera a tranquilizarte y piensa las cosas con calma antes de tomar una decisión tan importante como esta.